BioMason “cultivando” ladrillos con bacterias

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn


La construcción tradicional
deja una gran huella de carbono en nuestro planeta desde la extracción de la
materia prima hasta el combustible necesario para los grandes hornos. Según
bioMason
el 40% de las emisiones globales de dióxido de
carbono están relacionadas con la industria de la construcción
”. 
Aunque muchos piensen que el ladrillo es parte
del pasado, la realidad es que hoy en día sigue siendo el denominador común de
la construcción a nivel mundial y cada año se fabrican más de 1,2 billones de
ladrillos.
Ginger Krieg Dosier, profesora
asistente de arquitectura en la Universidad Americana de Sharjah, en los
Emiratos Árabes Unidos, inspirada por el
biomimetismo fue un paso más allá y se planteo que si la naturaleza crea
materiales mejores que el hombre con menos energía, como por ejemplo la tela de
algunas arañas es más fuerte que el acero y la industria necesaria en relación
es mucho menor. ¿Por qué no cultivar ladrillos?



Dosier comenzó a cultivar sus propias bacterias, en un
proceso que incluía arena como materia prima junto con una solución fuente de
nitrógeno y calcio y finalmente agua, con estos elementos se creaba el ambiente
necesario para que las bacterias creasen cristales.

La respuesta ha sido BioMason un nuevo material
biológico de alta resistencia, que se puede utilizar sin ese impacto negativo
al medio ambiente
ya que
es
un método de cultivo de ladrillos a través de baterias y microorganismos.

Aunque su proceso de construcción de ladrillo
quema ningún combustible,
 emite una pequeña cantidad de dióxido de
carbono y otros efluentes.
Estas
emisiones son capturadas en un sistema de bucle cerrado, y estos residuos
pueden ser utilizados como fertilizante
o en procesos industriales.

El proceso aun es experimental, quiere además, reducir su coste hasta hacerlo competitivo en relación a los ladrillos tradicionales de arcilla cocida. En este momento, cada ladrillo BioMason cuesta 2.70€, y la meta es llegar a un proceso industrial con un coste menor de 0.50€ por ladrillo.






Más información:
http://www.biomason.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *