Geotermia, ¿A qué estamos esperando?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La Geotermia es la energía en forma de calor que se encuentra bajo la superficie de la tierra y aplicada a la edificación es  el aprovechamiento del calor de la tierra mediante una bomba de calor geotérmica  para la climatización de edificios (calefacción y refrigeración).

La energía geotérmica está ampliamente desarrollada en países del norte de Europa y en Estados Unidos ha sido catalogada por la Agencia de Protección del Medio Ambiente como la tecnología más eficiente para la climatización de edificios. Junto con su buen hacer, el fomento por parte de la Unión europea de las energías renovables hace que en España esta tecnología comience a desarrollarse y tenga un gran potencial.

Mientras que la mayoría de fuentes de energía renovables se basan en el aprovechamiento de la radiación solar, la geotermia utiliza como fuente la variación de temperatura que existe entre la superficie de la tierra (que varia durante el año) y la del interior (que se mantiene constante durante el año). Esto hace que la energía geotérmica se pueda aprovechar en prácticamente cualquier lugar.

Para utilizar la energía geotérmica se instala un sistema de intercambio geotérmico. Mediante unos colectores dispuestos verticalmente en el interior de sondeos geotérmicos, o horizontalmente en zanjas excavadas superficialmente. Se hace circular un líquido anticongelante que actúa como intercambiador, captando el calor de la tierra y transportándolo hasta una bomba de calor geotérmica donde lo libera.

 

En la bomba de geotermia un líquido/gas de bajo punto de ebullición absorbe el calor, y por unos ciclos de evaporación y condensación, transfiere el calor al sistema de calefacción de la vivienda.

Además la bomba puede funcionar a la inversa, cambiando el sentido de circulación del liquido/gas y provocando el resultado contrario la refrigeración del edificio mediante la transferencia del calor al interior de la Tierra. En ambos casos, la energía geotérmica se puede utilizar para el agua caliente sanitaria (ACS).

Una vez terminado el ciclo el anticongelante enfriado o calentado vuelve a la Tierra, donde la temperatura se mantiene constante y se equilibra térmicamente, para volver a ser bombeado e iniciar un nuevo ciclo.

El rendimiento de un sistema de energía geotérmica está entre el 200-400%, lo que quiere decir que produce de 2 a 4 veces más energía calorífica o frigorífica que la energía eléctrica que consume. Muy por encima de los sistemas tradicionales, que en comparación podemos conseguir un ahorro energético del 30 al 70% en calefacción y del 20 al 50% en refrigeración.

 

Un sistema de intercambio geotérmico es económicamente viable, se puede instalar en cualquier parte y cumple con las especificaciones establecidas en el Código Técnico de la Edificación (CTE) en lo referente a la utilización de renovables (puede sustituir a la captación solar térmica).

Viendo las ventajas (económica, medio ambiental,…) que se derivan de la utilización de la energía geotérmica para la climatización de los edificios, la pregunta que nos tenemos que hacer ¿A qué estamos esperando para incluir la geotermia en nuestros proyectos?

Y vosotros, ¿Tenéis alguna experiencia en geotermia?

 

Más información:

http://www.anufra.com/descarregues/anufra_geotermia_es.pdf

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *