Hormigón con neumáticos para lograr edificios más flexibles

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Unos investigadores de Sheffield han logrado incorporar el caucho de neumáticos como aditivo a la base del hormigón y han obtenido resultados clave como el aumento considerable de la resistencia a flexión del hormigón.

La eliminación de los residuos que generamos comienza a ser en muchos caos un problema de ahí que se busquen nuevas utilidades para reutilizar esos materiales. Entre estos materiales uno que alcanza el estatus de problema a escala mundial es el de los neumáticos usados. Según datos de la Unión Europea los neumáticos para eliminación en 2010 ascendían a 3,3 millones de toneladas. Un problema global que se intensifica en los países en desarrollo donde no existen medios para su eliminación. Los vertederos continúan llenándose y las acciones para su eliminación causan emisiones nocivas a la atmosfera.

Los neumáticos actuales están compuestos en su mayoría por caucho (80%) y en menor medida de fibra de acero (15%) y fibra textil (5%). Se estima que para la producción de un neumático es necesaria de entre 3 a 5 veces más energía de la que se obtiene con su eliminación por incineración. Po lo que queda claro que la recuperación de los neumáticos en otros materiales en vez de convertirlo en emisiones a la atmosfera es algo práctico y ventajoso para el medio ambiente.

Una investigación conjunta por investigadores de Sheffield, del imperial College de Londres y los de la Asociación Europea de Reciclaje de Neumáticos (ETRA) dentro del proyecto marco Anagennisi y financiado por la Unión Europea han obtenido el hallazgo clave de que las fibras textiles, metálicas y el caucho procedentes de los neumáticos son capaces de aumentar la resistencia a flexión del hormigón.

La investigación actual, una vez demostrada la capacidad de mejora del hormigón, se centra en buscar y facilitar el uso de estos residuos de neumático en un producto que se pueda suministrar como aditivo para la mejora del hormigón. Este aditivo podría estar disponible comercialmente en 2020, con el fin de crear hormigones más flexibles.

El hallazgo de un hormigón más flexible con adicción de residuos de neumático traería consigo un gran número de aplicaciones, desde la apertura de posibilidades para el diseño de estructuras más innovadoras a la obtención de hormigones anti-terremotos, ideales para zonas sísmicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *