Hormigón derrite hielo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El hormigón es la base de la construcción actual, pero parece que aún no le hemos sacado todo el potencial que tiene. Chris Tuan, profesor de Ingeniería Civil en la Universidad de Nebraska ha desarrollado un nuevo hormigón que tiene el poder de derretir el hielo o la nieve, ya que tiene la propiedad de conducir la electricidad.

Este nuevo hormigón es capaz de conducir la electricidad en un punto en el que calienta el suelo lo suficiente para derretir la nieve o el hielo y sin sobrepasar un límite que pueda llegar a ser peligroso.

El sistema ha sido probado en aeropuertos y en una carretera cercana a la universidad se están haciendo pruebas.

El problema de las carreteras heladas es de sobra conocidos por todos, carreteras cortadas, retrasos en aeropuertos, … y además las soluciones actuales, el uso de sal y productos químicos, serian ampliamente mejoradas por el hormigón conductor, ya que es una mejora integrada en la propia carretera y no necesita una maquinaria para su aplicación y ecológicamente no afecta al medioambiente cercano.

via GIPHY

 

La composición del hormigón “de deshielo” este compuesto al 80% por un hormigón corriente, mientras que el otro 20% que lo hace diferente, está compuesto por partículas de carbón y virutas de acero, que son las culpables de conducir la corriente eléctrica y producir el aumento de temperatura.

La diferencia de ese 20% hace que el hormigón derrite hielo cueste 300€ por metro cubico en vez de los 120€ que vale la mezcla tradicional. El incremento en el coste es una inversión inicial que puede rentabilizarse con el ahorro en mantenimiento durante la vida útil del hormigón. Además la aplicación se puede centrar en intercepciones, accesos a autovías y en puntos donde sea propensa la aparición de placas de hielo.

Aún tenemos pocos datos concretos del proyecto, pero comprendemos que necesita aun de un periodo de desarrollo para concretar la cantidad y forma de aplicar la corriente eléctrica para que cumpla con su objetivo de derretir el hielo y sea seguro para los usuarios.