“Hormigón romano” más sustentable y duradero que el actual.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El hormigón romano compuesto por cal, puzolana (ceniza volcánica) y agua de mar, según los estudios del laboratorio de Berkeley de la Universidad de California,  sería más sustentable que el hormigón actual basado en cemento portland. Además de dejar una menor huella de carbono el hormigón romano es también más duradero que el actual.

En la actualidad la fabricación de cemento portland es responsable de un 5% de las emisiones de CO2 del mundo, debido a las altas temperaturas (unos 1.450º) que se necesitan para la cocción de la piedra caliza. Mientras que la antigua mezcla romana basada en la cal solo necesita calentarse hasta los 900º. Si en la actualidad siguiéramos usando el antiguo hormigón romano se requeriría menos energía y generaríamos un impacto medioambiental mucho menor.

En la actualidad todo hormigón estructural tiene un mínimo de armado según normativa que ayuda al hormigón a soportar los esfuerzos a tracción, por lo que utilizar agua de mar no es una buena idea si queremos que el hormigón sea duradero, ya que la sal del agua marina aceleraría la corrosión del acero del armado, pero sí que podría servir para buscar nuevos modelos basados en la cal y la ceniza volcánica.

Aunque viendo como han envejecido grandes obras romanas como el Panteón, un edificio de 1.900 años de edad que contiene la mayor cúpula de hormigón en masa del mundo , nos podíamos preguntar ¿Cómo estarán dentro de dos milenios algunas de nuestras construcciones actuales de hormigón?

El laboratorio Berkeley ha realizado también un estudio que ha demostrado que el hormigón romano se hace más fuerte con el tiempo. El fraguado del hormigón actual tanto como el hormigón romano va endureciendo con el paso del tiempo. La diferencia recae en que el hormigón moderno, basado en el cemento portland se encoge produciendo aperturas y pequeñas grietas que se propagan y permiten que el acero entre en contacto con el exterior y se oxide. Por su parte el hormigón romano basado en la cal no se encoge y el proceso químico de la cal con el paso del tiempo continúa fortaleciéndose.

Así que no sólo el hormigón basado en la cal tiene una huella menor de carbono, sino que tiene una durabilidad mucho mayor. Los resultados de los estudios están ahí, ahora debemos investigar en una forma de incorporarlos a la producción de los hormigones actuales.

 

Vía: http://newscenter.lbl.gov/2014/12/15/roman-architectural-concrete/

One Response to “Hormigón romano” más sustentable y duradero que el actual.

  1. Ricardo Costa dice:

    Me gustó.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *