La biomasa en casa

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La biomasa es la utilización de la materia orgánica como fuente energética. Por su amplia definición, la biomasa abarca un amplio conjunto de materias orgánicas que se caracteriza por su heterogeneidad, tanto por su origen como por su naturaleza.

En el contexto energético, la biomasa puede considerarse como la materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía. Estos recursos biomásicos pueden agruparse de forma general en agrícolas y forestales. También se considera biomasa la materia orgánica de las aguas residuales y los lodos de depuradora, así como la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos (FORSU), y otros residuos derivados de las industrias.

Respecto al uso final térmico en España se consumen más de 4 Mtep para usos finales térmicos de los que el sector doméstico utiliza prácticamente la mitad y el resto se encuentra repartido en usos industriales entre los que destacan las industrias del papel, de madera y muebles, y alimentación.

Las aplicaciones térmicas con producción de calor y agua caliente sanitaria son las más comunes dentro del sector de la biomasa, quedando por debajo en un nivel menos desarrollado la de producción de energía eléctrica.

En las viviendas unifamiliares la producción de energía térmica con biomasa comienza en una caldera o estufa individual, como las utilizadas tradicionalmente, aunque hoy encontramos en el mercado equipos de aire que calientan una única estancia, como de agua que permiten su adaptación a sistemas de radiadores o de suelo radiante y su conexión a sistemas con producción de agua caliente sanitaria.

En los bloques o edificios de viviendas las calderas de biomasa son equiparables en funcionamiento a las habituales de gasóleo o gas natural, que proveen a las viviendas de calefacción y agua caliente. En edificios de nueva construcción son una buena solución tanto económica como medioambiental. Otra aplicación importante de estas calderas es la conversión de las antiguas calefacciones de carbón o gasóleo a instalaciones de biomasa, con una gran aceptación en nuestro país. Debido a la necesidad de disponer de un lugar amplio y seco para el almacenamiento del biocombustible este tipo de instalaciones puede tener dificultades a la hora de sustituir a otras instalaciones en salas de caldera pequeñas o con poco espacio aprovechable.

Otro aspecto a tener en cuenta es que las calderas modernas de biomasa no producen humos como las antiguas chimeneas de leña, y sus emisiones son comparables a los sistemas modernos de gasóleo y gas. La composición de estas emisiones son básicamente parte del CO2 captado por la planta origen de la biomasa y agua, con una baja presencia de compuestos como nitrógeno y nulas cantidades de azufre, uno de los grandes problemas de otros combustibles. La biomasa consigue un balance neutro de las emisiones de Co2 al cerrar el ciclo del carbono que comenzaron las plantas al absorberlo durante su crecimiento.

 

 

One Response to La biomasa en casa

  1. La biomasa se está haciendo cada vez más popular como alternativa energética, no solo por sus bajos costos sino también por la conciencia ambientalista que gana más terreno en los ciudadanos. Ya es muy fácil encontrar alternativas que hagan uso de este combustible en los hogares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *