Las “Casas Iceberg” de Londres

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En Londres donde las restricciones urbanísticas impiden modificar el aspecto y las dimensiones volumétricas de una gran parte de las propiedades inmobiliarias ha surgido un estilo que da solución a la escasez de edificabilidad ¿La solución? Cavar como si de minecreft se tratase.

Las “Casas Iceberg” son edificaciones de estilo vitoriano, georgiano, … que han aumentado su edificabilidad mediante sótanos. Hasta aquí algo habitual que no es inusual en otras grandes urbes europeas, pero la escasez de terreno y el aumento de la inversión inmobiliaria extranjera han llevado a Londres a un nivel superior.

La singularidad de Londres se debe a que, junto a su falta de nuevos solares para urbanizar, existe su fuerte normativa urbana que obliga a mantener inalterado fachadas, tejados y otros elementos arquitectónicos. Esta normativa puede llegar incluso en viviendas catalogadas como de valor a afectar a elementos del interior como escaleras, molduras y trabajos de escayola, etc.

Además, el sector inmobiliario de lujo en las grandes capitales occidentales está en auge, desde Paria a Nueva York, siendo Londres un enclave estrella por ser una capital europea en la que se habla inglés. Aproximadamente el 70% de las nuevas construcciones de la capital inglesa han sido adquiridas por inversores extranjeros, a menudo a “toca teja” (contado)

Ante tal panorama, la única vía que tenían los propietarios de estas viviendas para ampliarlas era mirar hacia abajo. Aquí la fuerte normativa, que tantos impedimentos poner para alterar el aspecto externo, entra en un “vacío legal” sobre el subsuelo de Londres que ha permitido en los últimos 4 años que se aprueben más de 800 extensiones de sótanos en los céntricos barrios de la capital inglesa como: Chelsea, Kensington, Notting Hill, …  Si uno pasea por estos barrios no le será difícil toparse con alguna cinta transportadora de tierra.

Mientras en Dubái vemos una carrera por alcanzar las nubes con rascacielos cada vez más grandes en Londres la “fiebre” hace cavar y cavar cada vez más. La locura ha hecho que encontremos casas que triplican mediante sótanos la edificabilidad de la casa en superficie, de ahí el sobrenombre de “casas iceberg”. La mansión Wintanhust posee bajo tierra una extensión de 12.000 m2, algo así como un campo de futbol (Que nos gusta medir en campos de futbol)

¿Y que se edifica bajo tierra? Pues todo lo imaginable: piscinas olímpicas, gimnasios, aparcamientos para coches, cines, (solo falta una Batcueva)


Desde un punto de vista constructivo, estas ampliaciones bajo tierra tienen el impedimento de no poder utilizar maquinaria pesada, la extracción de tierra se hace mediante cintas transportadoras y si además añadimos la dificultad de mantener la estabilidad de la vivienda nos encontramos con obras muy lentas y costosas, ya que la mano de obra es mucho mayor que en otras edificaciones.

Si algún lector conoce mejor alguna de estas obras y quiere ampliarnos más información, tiene cienciaycemento a su disposición.