Mitos y leyendas de las fábricas de ladrillos

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El saber hacer que se trasmite en obra de maestro a aprendiz, o en la actualidad, de oficial a peón es en su gran mayoría correcto, aun desconociendo el origen o la causa que lo motivan. Pero, de vez en cuando, se cuela alguna que es errónea. Desde la entrada en vigor del CTE en España, lo que venía siendo la “construcción de toda la vida” se ha modificado considerablemente, creando frecuentemente dudas. En esta entrada vamos a referirnos al folleto “Mitos y leyendas de las fábricas y sus productos” (que se puede descargar al final de la entrada) para resolver los aspectos relativos a las fábricas de fallada de ladrillo visto que dan lugar a dudas, consultas o errores habitualmente en obra.

1. ¿Las fachadas tienen que cumplir el CTE?

El CTE no tiene un capítulo sobre las fachadas, ni impone condiciones específicas para las fachadas. Las condiciones que deben cumplir según el CTE son las que garanticen las prestaciones del edificio, que en el caso de las fachadas son cinco:

1. Resistencia y estabilidad

2. Ahorro de energía

3. Estanqueidad

4. Aislamiento acústico

5. Protección frente a incendios

2. ¿El CTE permite hacer fachadas apoyadas en los forjados, como se ha hecho toda la vida?

El CTE no prohíbe ninguna solución constructiva. Se pueden hacer fachadas con cualquier sistema, siempre y cuando garanticen las prestaciones del edificio. El sistema convencional de apoyar la fábrica en el forjado cumplirá la prestación estructural pero difícilmente cumplirá con la estanqueidad o el aislamiento térmico, por lo que habría que recurrir a soluciones más costosas y complejas.

Así que el CTE no prohíbe expresamente el uso de este sistema, sino que impone unos criterios añadidos al de estabilidad que debe cumplir.

3. ¿Ahora hay que calcular los muros o se pueden hacer como toda la vida?

Lo único que se puede hacer como toda la vida son los ladrillos, y la forma de ejecutar los muros de fábrica. Los muros deben calcularse teniendo en cuenta su longitud, altura y carga. Al igual que cada viga se calcula para unos esfuerzos, no nos sirve diseñar un muro tipo para todas las fachadas que levantemos.

4. ¿Cómo se calcula un muro?

Todo lo que se necesita saber para calcular un muro son los esfuerzos y como resisten estos esfuerzos los muros. Ambos valores se deducen directamente del CTE, en el consta el valor de las acciones y el método de cálculo.

5. El muro tiene grietas por culpa del ladrillo

Adiós a la culpa la tiene el ladrillo. El ladrillo puede tener la culpa de eflorescencias, absorción de humedad, … pero el ladrillo no se fisura ni se cae, lo que se fisura o se cae es la fábrica. Los procesos patológicos propios de la fábrica no se pueden achacar a la pieza sino al sistema constructivo adoptado.

6. El mito del fleje y el mito del angular

El mito del fleje, el mito del angular y otros mitos de carácter más técnicos, que no abordaremos en este blog, los podéis descargar en el siguiente enlace:

 

 Descargar el folleto Mitos y leyendas de las  fábricas y sus productos