“Ocean Spiral” la Ciudad bajo el mar

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cada uno tenemos una idea de cómo serán las ciudades del futuro, yo al igual que la empresa japonesa Shimizu Corporatión me decanto por la colonización del mar. Su futurista proyecto de ciudad llamado Ocean Spiral es un Gran bola gigante que acogerá a ciudades enteras y en el caso de que el mal tiempo lo requiera se sumergirá.

Aunque actualmente pueda parecer una quimera y es que estamos todavía bastante lejos de ver una ciudad flotante. Los cambios que van a ir produciéndose: la creciente población mundial, la disminución de los recursos, el cambio climático y el aumento de los océanos,…  nos empujaran a buscar soluciones innovadoras y las ciudades flotantes aprovechan las ventajas del océano, que recordamos cubren el 70% de la superficie de la Tierra.

Shimizu Corporatión destaca cinco razones del potencial de las profundidades del mar que les ha llevado a realizar este nuevo concepto de ciudad: el suministro de pescado, la producción de agua desalada, la producción de energía, el tratamiento de dióxido de carbono y la extracción de nuevos recursos del mar y los fondos marinos.

 

Ocean Spiral toma la forma de una enorme esfera de 500 metros de diámetro conocida como Blue Garden, con capacidad para hospedar a unas 5.000 personas. Flotando aunque con su mayor parte bajo la superficie, permite que los barcos puedan atracar, siendo el sistema de movilidad para que residentes y visitantes puedan ir y venir a su antojo.  La forma de esfera fue elegida para proporcionar la resistencia adecuada a la gran presión externa del agua. En el interior de la esfera un espectacular atrio central que contendrá 75 plantas con todo tipo de espacios (residencial, comercial, parques,…) Luego una gigantesca estructura espiral de 15 km que profundiza hasta la “Fabrica de tierra” un centro de investigación capaz de explotar los recursos naturales del fondo marino.

 

En la propuesta de Shimizu han colaborado en el desarrollo la Agencia Japonesa de Ciencias Marinas y la Universidad de Tokio y las investigaciones realizadas para el Ocean Spiral fueron positivas. Los microorganismos llamados metanogenos podrían utilizarse para convertir el dióxido de carbono en metano, mientras la gran diferencia de temperatura y presión del agua podría utilizarse para generar energía, al igual que el movimiento de las olas.

 

Aunque aún quedan muchos aspectos técnicos que solucionar, también debemos tener en cuenta que ventajas debe proporcionar para que alguien decida sumergirse a 3000 metros. El pensamiento de vivir lejos de la contaminación y los desastres naturales pueden ser dos razones de peso en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *