Soluciones contra la humedad por capilaridad

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

La capilaridad es una propiedad de los líquidos que les permite subir o bajar por un tubo capilar: superficies porosas, paredes, piedras, etc. Las paredes afectadas por la capilaridad se empapan de agua hasta llegar a su límite de saturación.

Las humedades por capilaridad se dan en paredes de plantas bajas y sótanos, donde no existe un aislamiento suficiente. La consecuencia es la ascensión de la humedad proveniente del subsuelo. Este tipo de humedades suben por poros y capilares evaporándose finalmente a la atmósfera y degradando las paredes.

En esta entrada vamos a hablar de 3 sistemas para solucionar estas humedades.

El sifón de Knapen

Un método redescubierto actualmente por el mercado, aunque usado en el mercado desde los años 30 muy usado en Italia y que podemos ver en España en la restauración de muchas obras.

Este sistema realiza una serie de perforaciones en el muro a unos 20-30cm del pavimento donde se insertan los sifones, que profundizan 2/3 partes del espesor del muro, deben estar inclinados con la abertura en el lado inferior y a colocados a una distancia de entre 20 y 50 cm. uno del otro. Suelen colocarse al tresbolillo.

La inserción de estos sifones provoca un intercambio de aire que debería permitir el secado de la pared. Los sifones Knapen por tanto no evitan la subida de humedad por capilaridad, sino su aparición en la pared.

Las ventajas del sistema Knapan son su bajo coste, la fácil instalación y el no requerimiento de mantenimiento. Aunque este sistema tiene también una serie de inconvenientes, es invasivo, provoca puentes térmicos al realizar pinchazos en el aislamiento térmico que incluso puede causar condensaciones.

Sistema de Electro-ósmosis

Este método intenta evitar el ascenso de la humedad por capilaridad mediante el electromagnetismo. Se invierte el sentido ascendente del agua enviándola nuevamente hacia el suelo. Este sistema tiene dos variantes: PASIVO y ACTIVO

PASIVO: Se instala uno electrodo (polo positivo) continuo en la base de la pared y se conecta al suelo mediante unas varillas que hará las veces de toma de tierra (polo negativo).

ACTIVO: En este caso se aplica un potencial eléctrico entre el conjunto de electrodos en la base de la pared y otro conjunto en el suelo.

 

 

Actualmente las instalaciones de electroósmosis pasiva son anecdóticas aunque se han realizado miles de instalaciones en el pasado. Los sistemas activos parecen tener mejores resultado, aunque tampoco garantizan la eliminación de la humedad y son más susceptibles a los daños mecánicos y a la corrosión electroquímica. Además de añadir a su coste d instalación la necesidad de un mantenimiento.

Existen en el mercado nuevos sistemas inalámbricos que no necesitan de obra para su instalación y reducen los costes económicos del sistema.

Barrera Química

La barrera química se consigue introduciendo en la pared productos basados en siliconas o resinas para crear una capa impermeabilizante que funcione como barrera para la humedad ascendente.

Este sistema se aplica abriendo una serie de agujeros en el muro separados entre si unos 10-15cm dependiendo del fabricante. Estos taladros tienen que abarcar un mínimo de 2/3 del grosor del muro para que permita al producto inyectado llegar al otro extremo del mismo. Pueden hacerse por un lado o por los dos lados.

Los taladros no debilitan el muro tanto como la humedad contenida en los mismos y pueden inyectarse morteros fluidos para restaurar la capacidad del muro. Aunque este sistema no seca el suelo ni la parte de muro que quede por debajo, por lo que es conveniente realizarlo en los primeros 10 cm del muro tras el nivel del suelo y no funciona en muros por debajo de este nivel. Y el mayor problema surge de la dificulta en la distribución homogénea del producto por el muro, pudiendo dejar algún hueco que funcione de pasaje de la humedad, creando el efecto conocido como “trampa” comunicando la humedad con más fuerza en puntos concretos.

Opinión

He intentado poner los PRO y CONTRAS de los 3 sistemas, y en mi humilde opinión me decanto por el de la barrera química, ya que las llamadas “trampas” pueden solucionarse a posteriori y con una buena ejecución no tienen porque aparecer.

Y ustedes ¿cual pensáis que es la mejor solución?

2 Responses to Soluciones contra la humedad por capilaridad

  1. ¡Estupendo resumen!

    Después de leer el post tengo una idea más clara de las soluciones que puedo aportar a unos compradores cautos que han pedido asesoramiento antes de comprar una casa afectada por humedades en casi la mitad de los paramentos (la planta más afectada descansa parte en terreno y parte sobre planta baja).

    Mucha gracias por vuestro blog y por vuestro esfuerzo. Os sigo siguiendo.

  2. Lui dice:

    hola, he comprado una casa de campo de unos 50 años y los muros son de piedra y tierra?, parece que tiene humedades en todos los muros por capilaridad.Quisiera saber, tras leer el articulo aneterior, que sistema recomendais para la piedra y si existe alguna complicacion al ser los muros de piedra en lugar de ladrillo.
    Muchas gracias.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *