Una pista de tenis bajo el mar

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

El arquitecto Kotala Krzysztof busca inversionistas para iniciar el proyecto de una pista de tenis submarina con capacidad para 10.000 espectadores en Dubái, y estima que la costaría entre 1,7 y 2,5 billones de dólares

Parece que en Dubái no se ponen límites a la imaginación, una de las últimas propuestas que en cualquier parte del mundo podrían parecernos descabelladas, pero que en Dubái pueden llegar a hacerse realidad es una cancha de tenis submarina, mejor dicho, todo un completo tenista situado bajo el mar del Golfo Pérsico.

La estructura propuesta albergaría un complejo deportivo con siete pistas de tenis, cada una sumergida con un arrecife de coral situado en la azotea diseñado especialmente para crear la ilusión de un atolón natural.

La idea ha creado gran expectación, pero plantea grandes dificultades técnicas para su desarrollo. Según Sarah Fray, director de Servicios de Ingeniería y Técnicas de la Institución de Ingenieros Estructurales de Londres, el mayor reto es la construcción de la cubierta de vidrio que para cubrir la cancha y la zona de graderío debería al menos medir unos 33 metros. Actualmente las piezas de vidrio más grandes fabricadas en una pieza son las de la tienda de Apple en Turquía que llegan a los 10 metros, lo que lo convierte en todo un reto tecnológico. Además, el diseño del vidrio tendría que ser curvado para aguantar la presión que ejerce el agua y con un espesor considerable lo que haría que pesara alrededor de 100 toneladas.

Los desafíos tecnológicos son muy grandes para realizar una estructura segura que aguante posibles terremotos o tsunamis, pero también tenemos que tener en cuenta el desafío en la parte de diseño, ya que hay que plantearse un sistema de emergencia para evacuar fácilmente a las personas en caso de ser necesario, que conecte la estructura con la superficie.

Para Will Stewart, miembro del Instituto de Ingeniería y Tecnología (IET)la preocupación es la luz, no tiene claro que las bellas imágenes de render que nos muestran sean las imágenes que veríamos realmente. Él explica que el vidrio tendría una diferencia de grosor entre los bordes donde debería ser más grueso que en el centro del arco creando una imagen deformada. El color del agua del mar no es incolora, la reflexión que crea el vidrio y la profundidad haría que la luz que llegue a la cancha pueda ser insuficiente para jugar y por supuesto perdería la espectacularidad que dejan las imágenes del proyecto.

Kotala, fundador de 8+8 Concept Studio y el arquitecto de la propuesta, no ve ningún problema insalvable para el desarrollo de su proyecto, pero se está encontrando con la dificultad de encontrar inversores, el coste estimado del proyecto es de entre 1,7 y 2,5 billones de dólares, por lo que la pista de tenis submarina parece aún lejos de la realidad. Aunque en Dubái todo es posible y llevamos tiempo oyendo distintos proyectos bajo el agua, así que pronto podríamos ver el comienzo de cualquiera de alguno de estos proyectos submarinos.